El proceso artesanal de la esfera soplada consiste principalmente en cinco pasos:
“Empezamos con el ‘globeo’: soplamos las esferas para darles el tamaño y forma deseada; después se pasa al ‘metalizado’: las colocamos en las ‘arañas’, cilindros de resorte, para introducirlas en una máquina de alto vacío, se tiñen de un color plateado al agregarles la resistencia de aluminio.
“Luego se llevan al ‘pintado’: se introducen en cubetas de pintura y se colocan en un área cálida para que sequen; de ahí van al ‘decorado’ con pinceles, brillantina y pintura para los toques finales; finalmente, van al ‘empaquetado’.